Por la Patria Soñada

Por la Patria Soñada

Propuesta Política Alternativa
“Por la Patria Soñada”

Ante el evidente quiebre institucional y quebrantamiento constante del
ordenamiento jurídico establecido por nuestra Constitución Nacional, “Por la Patria
Soñada”, efectúa un llamamiento a todos los sectores de nuestra comunidad, a fin de
formar parte activa de la misma; como también nuestra disposición para integrarnos
a otras organizaciones dispuestas a construir, sostener, defender y practicar la
soberanía del pueblo paraguayo.
“Por la Patria Soñada” es una Expresión Política al servicio del Cambio que Paraguay
reclama. Está conformada por organizaciones políticas, sociales, gremiales,
profesionales, cooperativas, campesinas e indígenas, ciudadanía y pueblo en general,
que estamos diseñando como la herramienta política destinada a producir profundas
transformaciones en la vida institucional de la República; como también, en la vida
del pueblo paraguayo.
“Por la Patria Soñada”, se construye desde el PUEBLO, con el PUEBLO y para el
PUEBLO y orienta su accionar a fin de convertirse en poder político institucional y
ciudadano, fomentando una relación de equidad con justicia social y la generación de
procesos resolutivos de los problemas más sentidos de los distintos sectores de la
comunidad nacional, a través de Bases Programáticas de Gobierno.
“Por la Patria Soñada” lucha por la realización del Objetivo Estratégico de la Nación,
equivalente a la plena recuperación de su soberanía política, alimentaria, territorial,
cultural y el desarrollo social sustentable; desterrando radicalmente todo proceder
relacionado o relacionable con la corrupción y negociados que tantas consecuencias
dañinas ya nos han ocasionado.
“Por la Patria Soñada”, propone que El Estado cumpla su rol y misión de
recomponer el tejido social de la nación, para superar la pobreza, la inseguridad, el
hambre y la exclusión social de las grandes mayorías; que padecemos en este
presente huérfano de caminos esperanzadores hacia un mejor porvenir.
“Por la Patria Soñada” define al Estado como el poder político, con legitimación
activa para el ordenamiento de la República, responsable del Negocio Público para “fomentar la pública prosperidad y el bienestar de todos los habitantes del Paraguay”,
conforme a las enseñanzas del conductor histórico y fundador del Primer Estado a nivel
nacional y mundial, favorable al Pueblo: el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia.
No se trata de apostar a una visión retrógrada y mucho menos generar acciones con
características reaccionarias sino, la imperiosa necesidad de tomar conciencia que
cuando los destinos de la Nación, corren serios riesgos de características diversas,
pero particularmente cuando surge la posibilidad cierta de continuar con el desatino
en la administración de la cosa pública, a la ciudadanía en particular, pero al pueblo
en general le asiste la responsabilidad, el derecho y el deber de retomar las banderas
de la honestidad, de la transparencia y del patriotismo que deben ser las guías
perennes en la conducción de los destinos de la Nación.
“Por la Patria Soñada” destaca que el modelo de Estado propuesto, es totalmente inverso
a la función política que actualmente se le asigna: su “uso y abuso” como botín de pequeñas
minorías asociadas para delinquir, que acuerdan y ejecutan el despojo de los derechos,
bienes e incluso de la dignidad del pueblo paraguayo, para la realización de negocios
privados circunscriptos a esas asociaciones.
En el frente de carácter político, social, ciudadano, “Por la Patria Soñada” sabemos
como todos los paraguayos y como todas las paraguayas, la profundidad y
complejidad de los desafíos que nos convocan en este tiempo histórico que es
presente a la vez; pero creemos que existe uno en particular que imperiosamente
debemos superar a la brevedad: el trastorno que implica pretender resolver esos
desafíos dentro de los límites de nuestro actual sistema político, que en realidad es el
generador de la colección significativa y creciente crisis en todos los órdenes de la
vida nacional.
El propósito de este acercamiento no es efectuar una interminable lista de
frustraciones, desconfianzas y/o ausencia de credibilidad que venimos acumulando
durante decenios; la propuesta más bien, apunta a que efectuemos un esfuerzo de
carácter superador y nos animemos a orientar nuestras expectativas y nuestras
acciones a la articulación de un frente de carácter político, social, ciudadano, que
asuma responsablemente y de un modo voluntario la necesidad de trabajar la unidad
del pueblo paraguayo; respetando la pluralidad de ideas, como esencia de la
Democracia y recuperar el protagonismo del poder soberano para conducir los
destinos de la Nación.